Preparación

  1. Lavamos muy bien la quinoa para eliminar las impurezas y el amargor en un colador fino hasta que el agua salga clara.
  2. Pondremos a calentar en el microondas (o en un cazo, si lo preferimos) un bol con la cantidad exacta de agua para preparar la quinoa.
    ¡TRUCO! Es muy importante respetar siempre las indicaciones del fabricante (proporciones, tiempo de cocción, etc.) a la hora de cocinar la quinoa. Como orientación, lo recomendable es respetar siempre las proporciones de agua para cocerla: La proporción es de 2’5 medidas de agua por 1 de quinoa. Ejemplo: si vamos a preparar 1 vaso de quinoa necesitaremos 2 vasos y medio de agua, si vamos a preparar 2 vasos de quinoa, necesitaremos 5 de agua, y así sucesivamente.
  3. Rallamos la cebolla muy finita. A continuación, echamos un chorro de Aceite de Oliva en la olla donde posteriormente prepararemos la quinoa e incorporamos la cebolla a fuego medio. Cuando ésta pierda su color blanquecino y comience a dorarse, bajamos un poquito el fuego y le añadimos la quinoa para que se tueste ligeramente sin dejar de remover con una cuchara de madera durante 1 o 2 minutos teniendo cuidado de que no se queme o se pegue. Por último, le añadimos el agua que habíamos puesto a hervir anteriormente y un puñado de sal.
  4. Dejamos cocinar la quinoa a fuego medio-bajo entre 15 y 20 minutos (según nos indique el paquete) removiendo de vez en cuando. Lo ideal sería que la quinoa se “bebiera” toda el agua, de manera similar a lo que ocurre con el arroz; de lo contrario, tendremos que retirar el sobrante de agua para que la quinoa quede suelta.
    ¡TRUCO! Tapa la olla hasta que el agua sea absorbida por completo. Después, apártala del fuego y déjala 5 minutos más reposando.
  5. En otra olla, ponemos a hervir agua y agregamos los floretes de coliflor ecológica y la calabaza troceada cuando llegue a ebullición. El agua tiene que cubrir ligeramente las verduras. Bajamos el fuego, le añadimos un poquito de sal y lo dejamos durante 10 minutos a fuego medio.
    ¡TRUCO! La mejor manera de saber cuándo la coliflor está lista es pinchando los tronquitos de un par de floretes. Si el tenedor entra sin dificultad ya está en su punto.
  6. Cuando decidamos que las verduras están a nuestro gusto las retiramos del fuego y las ponemos a escurrir inmediatamente porque si las mantenemos en el agua caliente se seguirán cocinando pudiendo llegar a reblandecerse y/o deshacerse.
    ¡TRUCO! Mientras escurrimos las verduras, podemos verter un poco de agua fría para cortar la cocción si lo vemos necesario.
  7. En una sartén grande añadimos un chorrito de aceite y agregamos el diente de ajo bien picadito hasta que comience a dorarse. En ese momento incorporamos los floretes de coliflor y los dados de calabaza (que habremos escurrido previamente) y la quinoa. Salpimentamos si fuera necesario y añadimos un poquito de perejil picado, si es fresco mejor.
  8. Dejamos un par de minutos a fuego suave removiendo con cuidado para que se entremezclen bien todos los sabores sin que se deshagan las verduras y ¡listo! Ya podremos emplatar, servir caliente y disfrutar de una comida deliciosa y muy saludable.
Top

Teléfono: 91 50 79 557

POLÍTICA DE PRIVACIDAD | POLÍTICA DE COOKIES